El veranito de San Juan

Crónica con título fácil. Las asociaciones caen solas, maduras como este verano falso que nos toca vivir. Se sabe que existe un fenómeno meteorológico al que todos llaman popularmente “el veranito de San Juan”. Se trata de algo así como “frentes fríos subantárticos que no logran subir hacia el norte, por lo que las temperaturas suelen alcanzar valores altos para la época del año”. O sea: hace calor cuando debería hacer frío. Realizando investigaciones posteriores al partido descubrí que el nombre del fenómeno no tiene nada que ver con la provincia cuyana sino con una cuestión religiosa de la que poco entiendo. Así, el calor y la procedencia del equipo sólo me sirvieron para titular esta crónica derrotada. El “veranito” no les corresponde a los sanjuaninos, mucho menos un 3 a 1 en Alberdi.

El partido de ayer se presta para escribir largos párrafos con observaciones pesimistas sobre el juego de Belgrano al que la mayoría de los medios de Córdoba se apresuraron a cumplir. En este punto me animo a diferir y trataré de explicar porqué.

El que vio jugar a Belgrano en los últimos tres años sabe que el equipo casi nunca jugó bien al fútbol. A lo sumo queda en el recuerdo la garra ante las últimas adversidades: las dos promociones con Racing y Central. Pero no mucho más. A mi entender el Pirata generalmente hace muy poco para ganar los partidos y ganar o perder es una cuestión de resultados (que no es poco) pero que no permite analizar el nivel de juego. Es por eso que el 1-3 que le propinó San Martín no es sinónimo de mucho. Sí, el equipo no jugó bien. Perdió contra un rival que hizo poquísimo (bueno, los goles, que con eso basta) pero Belgrano hizo algo raro: no tiró pelotazos. ¿Alcanza esto para mantener mi optimismo? Por ahora sí.

El partido se jugó a las tres y media de la tarde con un calor desubicado. Belgrano arrancó bien, intentado jugar por el piso, tratando de dar pases y buscando profundidad. Todo venía normal. Ninguno de los dos hacía demasiado. Belgrano tenía dominio total de la pelota y los sanjuaninos se limitaban a quedarse con las migajas de posesión que les quedaba. Pero, como el fútbol es fútbol, a los 23 minutos del primer tiempo la defensa celeste se hizo un nudo y dejó un rebote mansito a la altura del área grande, que un jugador de San Martín se encargó de convertir en el primer gol de la tarde. Y así terminó la primera parte.

Ya en el segundo, con Soriano por el pelado Bustos, Belgrano siguió intentando llegar al gol pero se topó con un buen arquero que no sacó muchos tiros al arco pero despejó muchos centros a la olla y una docena de desbordes que el pirata no supo aprovechar. Los minutos corrían y ese mandato de pelota por el piso se fue convirtiendo en “fulbito”: o sea toquecito intrascendente.

En un momento bajaron el trapo gigante para inyectar adrenalina y empuje desde la tribuna. Parece que no funcionó demasiado bien porque los sanjuaninos metieron el segundo y en la popular casi nadie se enteró. Después llegó el tercero y el descuento de Chavarría para redondear una tarde triste.

Muchas crónicas hablaron de “volvió a jugar mal” y de “el equipo se retiró silbado”. Yo no sé qué partido vieron los cronistas y en qué lugar de la cancha se pararon (mejor dicho: se sentaron) pero desde la popular, las cabezas gachas eran el eco de una tristeza obvia y no de un enojo profundo: la gente reconoce el esfuerzo (por ahora) y los aplausos bajaron desde la tribuna para hacerle sentir al equipo que no conviene bajar los brazos y renunciar a una idea un poco más ambiciosa.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: